Fuente: Diario La Voz

Un cimbronazo en la Justicia Civil provocará la ley que en abril será aprobada en la Legislatura cordobesa: antes de iniciar un expediente en este fuero, demandante y demandado deberán reunirse ante una dupla de mediadores e intentar llegar a un acuerdo. Pasar por este proceso de negociación será obligatorio, y el objetivo es reducir la cantidad de causas que ingresan al sistema. Las últimas estadísticas disponibles, del año 2016, indican que 74.600 causas civiles y comerciales ingresaron a la Justicia provincial, el 21 por ciento del total.

De acuerdo con estimaciones del Ministerio de Justicia, cada año se generarán unas 12.100 nuevas instancias de mediación obligatoria, por lo que unos 25 mil cordobeses serán llevados a la mesa de negociación para intentar resolver allí, y no en los estrados judiciales, los conflictos. De todos modos, la aplicación del nuevo esquema será gradual, e implicará distintas pruebas piloto.

La meta que el Gobierno imagina en el mediano plazo es que el 50 por ciento de las demandas civiles objeto de la mediación se resuelvan conversando. La mediación obligatoria podrá hacerse en cualquiera de los 21 centros públicos o privados que hay en toda la provincia, donde se desempeñan 336 mediadores con matrícula habilitada. El Gobierno aspira a que haya un “crecimiento exponencial” de mediadores y centros de mediación.

“Hay un cambio de paradigma porque se pasa de la cultura de la confrontación a la cultura del diálogo: tratar de resolver los conflictos a través de un mecanismo alternativo como es la mediación”, dice Ignacio Villada, asesor del Ministerio de Justicia. El proyecto de ley que la Legislatura trata por estos días fue redactado por una comisión que Villada coordinó.

“El justiciable y el ciudadano son artífices de solucionar el conflicto antes de que se radicalicen las posturas. En la instancia de mediación hay una autocompensación del conflicto y las partes encuentran un camino con los mediadores guiándolos. Si se llega a un acuerdo, baja notablemente el costo de litigar”, dice Villada.